Peru Pole Dance

Naty Urbano

PERU POLE DANCE es una comunidad que desea mostrar a todos la gran variedad de matices que existe dentro un mismo deporte. Inmerso en estos matices se encuentra el Exotic Pole, el cual va ganando cada vez más adeptos en nuestro país, representándolo a la cabeza se encuentra Naty Urbano.

 

Psicóloga egresada de una de las universidades más importantes del país, Naty siempre se sintió muy atraída por el arte e hizo hasta lo imposible por ajustar sus tiempos y mantener sus clases de danza y preparación física como parte de su día a día. A lo largo de su carrera como bailarina tomó clases de danza contemporánea, stiletto, pole dance, aro, telas, stretching, entre otras.

 

Durante sus entrenamientos más que nada contemporáneos, sentía que una pieza le faltaba, sentía algunos movimientos inherentes a ella que no encajaban del todo con lo que hacía. Esa sensación perduró hasta que descubrió la corriente del Sexy Pole, donde ella se redescubrió a nivel personal, logró reunir toda su experiencia y preparación para plasmarlas en este estilo de baile que requiere de mucha actitud y personalidad.

 

De esbelta figura, una elegancia natural y movimientos sensuales, Naty es instructora de Pole Fitness y Exotic Pole, además de participar en eventos donde hace gala de toda su gracia y ligereza al bailar.

 

Naty es una de las figuras más representativas del pole dance actual en Perú, principalmente porque, además de enseñar pasos de baile y trucos en el pole, ella anima a sus alumnas a sentirse cómodas consigo mismas, a creer en lo que transmiten, a divertirse y a quererse, empoderándolas para que sus cuerpos y el baile sean el medio que eligen como catarsis para expulsar miedos e inseguridades y mostrarse como personas fuertes que disfrutan lo que hacen porque sienten que son buenas en ello.

 

Naty se caracteriza por ser muy exigente consigo misma, manteniendo un entrenamiento fitness a base de ejercicios diarios, “on and off the pole”. A lo largo de su carrera ha sido capacitada en varios países Argentina, Ecuador, Estados Unidos y Australia. En su gran afán por mejorar  decidió pasar una segunda temporada de capacitación en Sydney, tomando clases con figuras mundialmente conocidas del Pole Exotic como: Maddie Sparkle, Michelle Shimmy,Felicity Logan, Chris Talbot, André Le, Dirdy Birdy, Bayle Day, entre otros.

 

PERU POLE DANCE se enorgullece de su esfuerzo y esperamos ansiosos su regreso para celebrar su crecimiento y su inmenso aporte a la comunidad peruana de pole.

Entrevista

¿Qué es para tí ser una bailarina exótica?

 

El exotic es una manera de desconectarme del mundo y poder liberarme sin miedo. A pesar que debido a lo que me dedico debo cargar con muchos prejuicios y estereotipos aún así sigue siendo mi puerta de escape para poder expresar todo lo que siento como bailarina y mujer.

 

Cuéntanos por favor, ¿siempre estuviste dedicada a la danza y a la actividad física?

 

No, yo soy Psicóloga con especialización en RRHH, un post grado, diplomados, etc. Por mucho tiempo no supe que significaba tener una pasión, hasta que me topé con este maravilloso mundo del pole. A lo largo de mi carrera como bailarina seguí clases de danza contemporánea y moderna; así mismo, cuando empecé mi entrenamiento como pole dancer, seguí cursos de stretching, aro, telas, stiletto, entre otros. En la misma línea, para mejorar mi técnica, he podido viajar tres veces a Argentina y compartir clases en Ecuador, New York y Australia.

 

¿Cómo fue tu acercamiento al pole dance?

 

Siempre me gustó bailar, desde niña. Cuando estudiaba en la Universidad seguí cursos de danza moderna y contemporánea; a su vez siempre mantuve un entrenamiento de gimnasio pero, al igual que muchas chicas, sólo le daba importancia a las piernas y cola.

 

Un día estaba viendo videos en YouTube y me topé con uno de Leigh Ann, ella es asombrosa, su baile me encantó y al ver cómo lo hacía de fluido  pensé que era fácil, por lo que sin miedo alguno busqué academias donde enseñaran Pole Dance. Aún recuerdo el primer día en que me abrieron el salón y vi por primera vez los tubos, jamás olvidaré esa sensación, hasta ahora no he tenido ninguna parecida, sentí que mi corazón saltaba de emoción y felicidad; sensación que duró poco dado que solo en el calentamiento me destruyeron, no podía hacer ni una plancha!

 

Luego de mucho tiempo de entrenamientos y frustraciones, me di cuenta que esto se había convertido en algo que nunca había tenido: una pasión, sin importar los moretones, las lesiones o la cantidades de veces que lloré porque algo simple no me salía, bailar o solo estar al lado del tubo, me ayudaba a canalizar mis emociones (tristeza, felicidad, entusiasmo, etc.)

 

Hoy en día, todo lo que hago me sigue costando mucho, como la primera vez que lo probé, porque cada día este mundo del pole redescubre nuevas maneras de retar la fuerza, flexibilidad y control de cuerpo que ya ganaste; al día de hoy, como luces intermitentes, siguen apareciendo frustraciones y llantos por algunas cosas que aún no soy capaz de hacer pero estos momentos que aparecen y desaparecen no son nada comparados con la sensación que nunca se va: sentirme completa al estar al lado de lo que hoy en día se ha convertido en mi peor/mejor amigo, confidente, paño de lágrimas  y soporte emocional…el tubo.

 

 

¿Cómo nace la idea por practicar POLE EXOTIC?

 

Siempre me gustaron mis clases de pole pero sentía que algo faltaba, cuando estaba entrenando casi todo era contemporáneo pero yo no me veía así, quería lanzarme al suelo y bailar en tacos, como lo veía en YouTube, es así que a falta de ese tipo de clases en Perú, dado que tenía un pole en casa, yo misma empecé a practicar y desmenuzar las cosas que veía, relacionando y encontrándole sentido a esos movimientos que veía. Así mismo, logré mejorar mi técnica con los viajes que he tenido alrededor de estos años.

 

 

¿ En algún momento ocultaste lo que hacías o sentiste temor de que los demás lo sepan?

 

Sí, dado que cuando entrenaba la corriente era más que nada contemporánea, muchas personas veían este estilo con “encebar el tubo” y, en ese momento, mucha gente intentaba desligar el imaginario que casi todos tienen del pole (night clubs, strippers, etc) llevándolo más que nada por el lado lírico, contemporáneo o fitness.

 

Tuve mucho miedo a las críticas, burlas y “rajes”, por eso mismo cuando estuve enfocada en ese tipo de clases, no contaba con Facebook personal y muy pocas personas sabían de esto. Poco a poco lo he ido sacando a la  luz aunque me sigue costando mucho; esto me ha jugado en contra porque quizás he podido llegar a muchas más personas en Perú y enseñarles todo lo que sé pero estoy feliz de haber abierto un camino para que otras personas se animen a dictar esto y cada vez más se alejen de ese pensamiento absurdo y tradicional que suelen tener; siempre he pensado que antes de enseñar algo, debes aprender a respetarlo; por lo que estoy muy feliz que ahora mucha gente lo dicte.

 

 

¿Por qué crees que aún existen prejuicios hacia quienes practican pole dance?

 

Considero que siempre habrá gente que mire con ojos tradicionales este tipo de deporte, por lo que debe ser difícil para ellos procesar que una persona sea capaz de subirse a un tubo, demostrando fuerza y flexibilidad usando un outfit, por lo general, muy pequeño, y que ella no encaje necesariamente en el estereotipo que la sociedad le ha formado.

 

Creo que estos prejuicios persistirán, también, en la medida que las que lo practiquen sigan con esa idea tonta de “yo no soy stripper, soy pole dancer”, expresándose de una manera que menosprecia el trabajo de una stripper o bailarina exótica. Personalmente considero que  es la cosa más absurda ya que para aclarar la tendencia que practicas o que prefieres no necesitas dejar mal a quienes tienen otros gustos. ¿Por qué generar esa diferencia y por qué la necesidad de aclararlo?

 

Si me preguntan, creo que todos y cada uno de nosotros estamos en la capacidad de volvernos más fuertes y flexibles, lo que nos hace más habilidosos para poder lograr un truco de “pole dancer” pero creo que no todos están en la capacidad de hacerlos mientras bailan demostrando en cada paso ser ardientes, sensuales y, a su vez, quitarse la ropa con delicadeza manteniendo la atención de un público quizás difícil y con altas expectativas; ellas deben tener coraje, capacidad de atraer a un público y mostrar que están seguras y felices con cada una de las partes que compone su cuerpo. Eso no lo hace cualquiera, yo las admiro y son mi inspiración para muchas de mis rutinas.

 

Consideramos que tu trabajo requiere de un elevado nivel de autoestima, autoconfianza y autoconocimiento, es esto lo que buscas desarrollar en las personas que toman tus aulas?

 

Eso es lo que más me apasiona y alegra, la mayoría de mis alumnas llegan con miedos e inseguridades acerca de sí mismas y de sus cuerpos gracias a los medios de comunicación que siguen llenándonos la cabeza con que mientras nos mantengamos delgadas con caderas prominentes y piernas bien trabajadas, seremos atractivas al sexo opuesto; ellas llegan a las clases cargadas de este imaginario pero con el pasar del tiempo, su forma de verse a sí mismas, cambia y eso hace que no sólo mejoren en su danza sino que evolucionan en otros aspectos de su vida. Sé sienten más libres, más independientes y más felices.

 

¿Sientes que las personas que te rodean influyen en tu avance y en las decisiones que tomas?

 

A lo largo de mi carrera he aprendido a que debo tomar en cuenta solo las siguientes opiniones: la de mi madre y mis amigos más cercanos, fuera de ellos, lo que piensen los demás me tiene sin cuidado. Soy humana, por lo que si a vece se me olvida eso, mis seres queridos están ahí para recordármelo.

 

Si me preguntas si mi madre y mis amigos influyen en mis avances y decisiones pues algo que siempre hago es preguntar para tener varias opiniones de la misma situación pero hasta ahora, todo lo que he decidido ha sido siguiendo mi feeling inicial y, felizmente mis cercanos siempre me han apoyado

 

 

¿Qué recomiendas a las personas que empiezan en el POLE DANCE?

 

Que le den una oportunidad más allá de un mes, el inicio siempre es la parte más difícil. Así que les recomendaría que no se dejen caer porque no pudieron hacer un truco o sienten que perdieron la noción  de qué es izquierda o derecha, todo mejora con el tiempo pero debes persistir.

 

 

¿Y cuál es tu recomendación para quienes quieren practicar POLE EXOTIC pero tienen miedo?

 

No puedes tener miedo a algo que nunca has probado, el exotic es un género del pole que tiene mucho para darles a nivel de personal y de danza. Muchas alumnas me decían que pensaban que no tenía sentido empezar con este estilo si es que no tienes enamorado, a lo que yo siempre he respondido, uno baila para sí mismo, no necesariamente para un público y mucho menos para una persona en particular. Atrévanse a probar algo diferente.

Regresar

PERU POLE DANCE © copyright 2017

página web construída por peru digital web

www.perudigitalweb.com